Muchos clientes de Bentley creen que obtuvieron su riqueza gracias a la suerte. Así lo dice el nuevo presidente y máximo ejecutivo de Bentley Motors, Adrian Hallmark.

Bloomberg

“Me he dado cuenta de que muchos de nuestros clientes tienen algo en común: son tremendamente exitosos. Y muchos de ellos piensan que es porque tienen suerte”, dice durante una entrevista realizada en Ginebra. “Eso es realmente importante, porque no creen estar por encima de la debilidad y la fragilidad humana”.

Esa buena fortuna que perciben (y en la que creen) está alentando a millonarios y multimillonarios de todo el mundo a realizar compras de lujo sobre la base de un sistema de valores como la reducción de la huella de carbono y la sostenibilidad, agrega. Según Hallmark, los autos híbridos y eléctricos les permiten expresarse de una nueva manera.

Bentley Bentayga. Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg

Bentley Bentayga. Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg

“Hay una nueva dimensión de largo plazo en la decisión de compra: el valor ético”, dice Hallmark, refiriéndose a las conclusiones de un estudio interno que Bentley realizó en 2008 sobre las personas más ricas del mundo. “La electrificación es parte de eso y la electrificación no va a desaparecer”.

De hecho, esta nueva adición a las consideraciones tradicionales para comprar un automóvil de lujo -rendimiento, materiales de calidad y manufactura- se está manifestando con tanta fuerza entre el 1 por ciento más rico del mundo que está influyendo en la planificación de productos de Bentley para las próximas dos décadas.

El mes pasado, en el Salón del Automóvil de Ginebra, la compañía presentó la versión híbrida de su modelo Bentayga, un SUV con un valor cercano al medio millón de dólares que puede recorrer alrededor de 50 kilómetros únicamente con energía eléctrica.

El SUV de unas 2.5 toneladas no es exactamente económico en términos de combustible, pero el distintivo híbrido sin duda añade una sensación de “buena vibra” teñida de verde, tanto para los conductores como para los espectadores que saben lo que significa.

Bentley Bentayga. Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg

Bentley Bentayga. Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg

Para 2025, todos los automóviles de Bentley ofrecerán alguna versión de transmisión eléctrica, dice Hallmark. Eso incluye su línea Continental GT de 12 cilindros, la última generación de la cual saldrá a la venta antes del verano boreal.

Puede demorar hasta una década fabricar una versión eléctrica de un automóvil de ese tipo, pero a juicio de Hallmark, Bentley no tiene otra opción. “Ya sabemos que la (próxima versión) será un vehículo eléctrico a batería”, dice. “Tendrá todos esos beneficios morales y éticos. Si no vamos por ese camino, incluso si no tenemos que hacerlo, tendríamos un rendimiento muy inferior en términos de potencial del cliente”.

La exitosa marca con sede en Crewe, Inglaterra, no es la única en estimar que, además de ser más eficiente, la energía eléctrica otorga una marca de honor a sus mejores clientes.

BMW i8 Roadster. Photographer: Troy Harvey/Bloomberg

BMW i8 Roadster. Photographer: Troy Harvey/Bloomberg

Los principales fabricantes de automóviles de lujo han estado produciendo vehículos híbridos y eléctricos durante años, como el i8 de Bayerische Motoren Werke AG, el 918 Spyder Hybrid de Porsche AG y el agotado Project 1 de Mercedes-Benz AG.

Damos por hecho que un buen número de compradores adinerados de automóviles admiran la energía eléctrica, gracias al prestigio de Tesla. Pero no hace mucho tiempo, los autos eléctricos eran considerados una abominación por las personas del ámbito automotor, que preferían los motores tradicionales. Luego, el Prius de Toyota introdujo el automóvil eléctrico moderno a un público amplio.

Mira el nuevo Mission E de Porsche, un sedán de propulsión eléctrica que el fabricante de automóviles ha publicitado durante años y que planea presentar en vísperas de su 70 aniversario. Probablemente costará más que el Panamera, de más de 90 mil dólares y, si bien su rango de manejo y transmisión a batería siguen sin conocerse, sin duda será un automóvil que impresionará el próximo año.

O el Aston Martin Lagonda, que anunció que convertirá a la marca Lagonda en una potencia de vehículos eléctricos. El Lagonda Vision Concept que debutó en Ginebra es un sedán totalmente eléctrico que indica la manera en que Aston espera que se vea la largamente extinta marca a su regreso.

Aston Martin Lagonda. Photographer: Stefan Wermuth/Bloomberg

Aston Martin Lagonda. Photographer: Stefan Wermuth/Bloomberg

Aston Martin no ha divulgado muchos detalles sobre el nuevo automóvil, que -después de todo- es solo un ejercicio conceptual, pero Andy Palmer, presidente y máximo ejecutivo de Aston Martin Lagonda, dice que rendirá unos 640 kilómetros con una sola carga, capacidad de conducción autónoma y cero emisiones.

Stephanie Brinley, analista sénior de IHS Markit, dice que parte del tema del símbolo de estatus del “valor ético” tiene que ver con el pensamiento optimista y el marketing. Después de todo, las compañías de automóviles han invertido miles de millones en la electrificación; ellos tienen mucho que ver con su capacidad para vender la historia de que un SUV híbrido, enorme y caro es genial, no solo “ecológico”. (Porque, seamos sinceros, si realmente quisiéramos reducir nuestra huella de carbono, la respuesta sería comprar un auto eléctrico pequeño y barato, o andar en motocicleta o bicicleta).

McLaren ha dicho que pasarán muchos, si es que alguna vez fabrica un coche eléctrico.

McLaren ha dicho que pasarán muchos, si es que alguna vez fabrica un coche eléctrico.

Los conductores jóvenes se preocuparán por el transporte sostenible y ético en la próxima década, más de lo que lo ha hecho cualquier grupo antes, especialmente cuando se trata de marcas aspiracionales.

“Si miras a los millennials o a la generación más joven, parece que hay más consideración sobre qué tipo de marca dejas en el planeta; más que hace una década”, dice Brinley. “A medida que avanzamos en el panorama de lujo, para este tipo de comprador, tener uno en su garaje será crucial”.

Los fabricantes de automóviles necesitarán más que suerte para conseguirlo.

 

No se permiten comentarios