Porsche seguirá una estrategia integrada por tres elementos para diversificar su gama a medida que el fabricante alemán se prepara para el lanzamiento de su primer automóvil deportivo totalmente eléctrico el próximo año, con el objetivo de abordar un giro fundamental en la industria hacia los vehículos impulsados por baterías.

Bloomberg

“Habrá tres elementos: híbridos enchufables, autos deportivos apasionantes con motores de combustión, y vehículos eléctricos deportivos”, dijo el máximo ejecutivo, Oliver Blume, la semana pasada en el museo Porsche en Stuttgart, Alemania, durante la celebración del 70° aniversario de su primer automóvil deportivo, el 356.

Oliver Blume. Photographer: Krisztian Bocsi/Bloomberg

Oliver Blume. Photographer: Krisztian Bocsi/Bloomberg

El descapotable fue fabricado en Gmuend, Austria, y marcó el comienzo de la producción de vehículos propios de Porsche, después de que la compañía se dedicara a proporcionar la ingeniería para otros fabricantes.

“Siempre habrá demanda de movilidad deportiva inteligente”, dijo Blume. “En Porsche, la experiencia de conducción siempre estará a la vanguardia, pero en un atasco de tráfico o cuando estaciona un automóvil, el conductor puede querer entregar el control del vehículo”, dijo.

Porsche es la marca más rentable de Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, y está buscando proteger sus márgenes líderes en la industria, a pesar de los aumentos en el gasto para el desarrollo de vehículos eléctricos y servicios digitales.

Photographer: Krisztian Bocsi/Bloomberg

Photographer: Krisztian Bocsi/Bloomberg

 

Las sólidas ventas y los beneficios saludables están fortaleciendo la capacidad financiera de Porsche para introducir el cupé Mission E, totalmente eléctrico, en 2019 y, posteriormente, agregar más vehículos parcial y totalmente eléctricos a toda su gama.

Las opiniones de los clientes han sido alentadoras hasta ahora, y cerca del 60 por ciento de los compradores del renovado cupé de cuatro puertas Panamera en Europa optó por la versión híbrida.

La tecnología para la próxima generación del icónico auto deportivo 911 de Porsche también permitirá la integración de una batería que podría proporcionar un impulso adicional.

“Tenemos todo lo necesario para los próximos 70 años”, dijo Blume. Pero los riesgos persisten porque “el mundo está cambiando rápidamente”.

“El futuro de Porsche también depende del éxito” del automóvil eléctrico Mission E, agregó.

No se permiten comentarios