En la primera renovación del Clase G desde la introducción del resistente todoterreno hace casi cuatro décadas, Mercedes-Benz adoptó la estrategia de que si no está roto, no lo arregles.

Bloomberg

El nuevo Clase G tiene un modo “G” especial para conducir fuera de la carretera y una gran pantalla plana. Pero aparte de esos detalles, el estilo todavía está dominado por superficies planas de acero y un interior utilitario, el automóvil todavía tiene un potente motor de gasolina y todavía está construido en su mayoría a mano en la ciudad austríaca de Graz.

Photographer: Daniel Acker/Bloomberg

Photographer: Daniel Acker/Bloomberg

El modelo de 124 mil dólares además emite más del doble de dióxido de carbono que otros automóviles Mercedes, lo que lo convierte en un incómodo caso aparte en medio del esfuerzo de la marca para que los vehículos sean más respetuosos con el medio ambiente. No hay planes específicos para cambiar eso, ya que Mercedes no se ha comprometido con un plazo para ninguna variante puramente eléctrica o híbrida. Eso sugiere que la estrategia detrás de la renovación se centró en mantener el papel del Clase G de gallina de los huevos de oro para pagar las inversiones en autos eléctricos.

“El Clase G es obviamente un negocio muy rentable para ellos y es un ícono, por lo que en este momento tiene mucho sentido” hacerle una remodelación, dijo Tim Urquhart, analista en Londres de IHS Automotive.

Cuando Mercedes desarrolló el Clase G a fines de la década de los 70, su diseño cuadrado y con capacidades todoterreno fueron concebidas para soldados y exploradores. Se mantuvo en gran medida en ese nicho hasta que el auge de los vehículos utilitarios deportivos (SUV) lo hizo más conocido en tanto su imponente presencia y estilo retro lo hicieron popular entre estrellas como Sylvester Stallone, Kim Kardashian y Megan Fox. Las ventas han aumentado en la última década.

 Photographer: Daniel Acker/Bloomberg

Photographer: Daniel Acker/Bloomberg

“Es un modelo muy exitoso que ha generado muchas ganancias”, dijo Peter Fuss, socio de la consultora EY. “Todos en la industria necesitan ganar los miles de millones necesarios para invertir en nueva tecnología”.

Una mirada al Clase G

Destreza todoterreno: capaz de cruzar arroyos de hasta 70 centímetros

Motor: 422 caballos de fuerza V8

Emisiones: 263 gramos de CO2 por kilómetro

Precio referencial: 107 mil 40 euros en Alemania

Inicio de ventas: mayo

“El Clase G es el abuelo de todos los SUV”, dijo Gunnar Guethenke, titular del modelo. “Con su fortaleza, confiabilidad y solidez, representa los valores de Mercedes-Benz”.

La compañía invitó al exgobernador de California y actor de películas de acción Arnold Schwarzenegger a la presentación en el Michigan Theatre, en Detroit, para compartir su afición por el también llamado G-Wagen, que según dijo fue desarrollado en su ciudad natal, Graz. Mencionando su reputación como ecologista, Schwarzenegger exhortó al máximo ejecutivo de Daimler, Dieter Zetsche, a que volviera a comprometerse a ofrecer una versión eléctrica del Clase G, como su propio todoterreno personalizado.

“¿Este G-Wagen finalmente saldrá como un G-Wagen eléctrico?”, preguntó Schwarzenegger.

Zetsche reiteró que todos los Mercedes con el tiempo serán electrificados, pero para conocer más detalles: “Estén atentos”.

No se permiten comentarios