No dejes que nadie te vuelva a decir que el GTC4Lusso no es un Ferrari “de verdad”. El Ferrari GTC4Lusso es un coche especial.

Bloomberg

El hatchback de cuatro asientos combina sofisticados sistemas de tracción total con espaciosos asientos para cuatro pasajeros, además de una gran cajuela y un desempeño de 680 caballos por hora comparable con el de cualquier Lamborghini o McLaren.

Este excéntrico hatchback puede ir de cero a 100 kilómetros por hora en 3.4 segundos y su velocidad máxima es de 335 kilómetros por hora. Es el tipo de coches en el que de repente te das cuenta que has recorrido los últimos 8 kilómetros a 185 kilómetros por hora sin notarlo. (Sí, eso pasa).

Es bueno incluso hasta para llevar el arbolito de Navidad.

¿Por qué no? Comparado con otros autos que cuestan cerca de 300 mil dólares (o más), este es un artefacto extremadamente manejable.

Ese elaborado aparato de tracción y estabilidad se llama “thrust-vectoring” y suaviza la respuesta del coche a condiciones inestables como la nieve y el hielo.

Mejor aún, tiene las ventajas de algo muy simple, algo de inmensa utilidad cuando uno sale a buscar el árbol de Navidad: una carrocería de altura. Su altura es superior que la de cualquier deportivo estándar, lo que lo hace menos delicado ante los baches y las dañadas calles de la ciudad.

ferrari-2

La cabina es muy lujosa. Lo que tiene sentido, ya que, después de todo, “Lusso” significa lujo en italiano.

El asiento del copiloto incluso tiene una pantalla LED interactiva que crea una segunda cabina. Ferrari bautizó su nueva invención como configuración de “cabina doble” — está dividida por una consola central desde la cual todos los controles de comodidad y entretenimiento del coche son compartidos entre el conductor y el copiloto.

Tiene sentido. Las cosas buenas son para compartirse, ¿no?

No se permiten comentarios